Parir en casa – Nuestra casa y las emociones 3

Llega el bebé

bebe-recien-nacidoActualmente está creciendo el número de parejas que eligen el parto domiciliario para recibir a su bebé. Su casa es un lugar donde se sienten seguros, es menos traumático integrar al nuevo hijo si ya tienen otros niños y con la asistencia adecuada es más fácil llevar adelante un parto respetuoso.

Hasta fines del siglo XIX y principios del siglo XX, la mayoría de los partos se hacían en casa, asistidos por una comadrona y las mujeres de la familia. Los niños y los hombres escuchaban los gemidos y veían el trajinar de las mujeres con los cubos de agua. El nacer y el morir no se excluía de lo cotidiano, eran algo natural, como la vida misma.

La mortalidad materna y neonatal comenzó a disminuir cuando los partos se atendían ya mayoritariamente en los hospitales y se tomó como cierto que esto se debía a la asepsia de estos establecimientos.

Pero estudios posteriores observaron que las mejoras en la salud de toda la población en los países desarrollados a partir de finales del siglo XIX, se debía principalmente a las mejoras sociales y económicas y a la difusión de medidas higiénicas y sanitarias (agua potable, cloacas), tanto en las viviendas como en los hospitales.

En Holanda no se perdió esta costumbre de parir en casa y el Estado apoya esta modalidad dando atención y cuidado hospitalario a todos por igual.

Un equipo de investigadores holandeses han realizado un estudio sobre partos domiciliarios a nivel nacional. Simone Buitendijk, una de las autoras del estudio y jefa del programa de salud infantil de la Organización Holandesa para la Investigación Científica Aplicada (TNO), en Leiden, dijo: “En Holanda, alrededor del 30% de mujeres da a luz en casa. […] En nuestra investigación estudiamos más de medio millón de mujeres en atención primaria y comparamos los partos en casa planificados con los partos en hospital planificados. […] Nuestra conclusión fue que las mujeres pueden elegir con seguridad dónde quieren dar a luz, siempre que el sistema de atención a la maternidad esté bien equipado para el parto domiciliario.”

En España no hay apoyo estatal como en Holanda, Alemania, Reino Unido y Canadá; el parto domiciliario es privado. Catalunya es una de las comunidades que cuenta con un mayor número de profesionales preparados y con una demanda en crecimiento.

Mujeres que han tenido a sus hijos en sus casas dicen que al estar en su ambiente familiar, cuidado y querido, las ha ayudado a sentirse más relajadas y al mismo tiempo más fuertes y seguras. Que tienen más libertad para moverse y expresarse. En los partos actuales, al vínculo histórico de la parturienta con la comadrona se le ha sumado la importante presencia activa y consciente del padre o la pareja.

Nuestra primera hija nació hace 38 años, tuvimos mucha suerte, una amiga nos contactó con la doctora Kamala Di Tella, recién llegada de Inglaterra a Buenos Aires que estaba muy decidida a promover el parto natural. Nos contó la experiencia europea del parto domiciliario y nos prestó el libro de Frederick Leboyer Por un nacimiento sin violencia, que acababa de publicarse. Encontramos el obstetra, la comadrona (en Argentina se dice partera) y el pediatra que nos ayudaron a tener unos partos magníficos pero en hospitales.

Un momento muy importante es dónde y cómo se realiza el trabajo de parto, por lo general en las primerizas el trabajo de parto es largo, de alrededor de 12 horas. El ambiente donde estemos durante ese largo tiempo influirá notablemente en nuestro estado anímico y en la preparación para el parto.parto_en_casa_

En mi caso fueron muy importantes las indicaciones de Kamala para el trabajo de parto, nos recomendó que estuviéramos el mayor tiempo posible en casa. Escuchar música, tomar baños relajantes y desplazarme por la casa con tranquilidad me ayudaron a sentirme mejor, a respirar y hacer ejercicios con naturalidad ante la llegada de cada contracción. En el primer parto el cambio al llegar al hospital fue brusco y estresante, las enfermeras no me dejaban tranquila, no entendían qué estaba haciendo al no quedarme acostada. Para el trabajo de parto con nuestra segunda hija nos quedamos más tiempo en casa, disfruté mucho la preparación y nuestra hija casi nace en el coche, llegamos a la clínica justo para parir.

Para los que decidan tener a sus hijos en casa, pues a preparar el lugar, acondicionarlo para que tod@s puedan estar cómod@s. Si la casa es pequeña buscad la forma de dejar la habitación elegida libre de muebles innecesarios, que haya sitio para poder desplazarse, hacer ejercicios, colocar una piscina inflable u otros elementos que el equipo de profesionales consideren adecuados para la ocasión. Y a su vez que la casa conserve su espíritu de siempre con los objetos queridos que les den a la familia seguridad y tranquilidad durante el trabajo de parto.

Para cerrar esta nota les dejo el link este video de un hermoso parto en casa, por ahora no lo puedo descargar, y a las que estén por parir les deseo que disfruten plenamente de esos momentos trascendentes y maravillosos en un ambiente armonioso y saludable

 http://www.youtube.com/watch?v=zvs2to2chG0

partera

Para más información sobre este tema:

http://www.migjorn.net

http://www.neixeracasa.com

http://www.elpartoesnuestro.es/relatos/historia-de-sole-hospital-tauli-de-sabadell

http://lanubedejulia.blogspot.com.es/2013/04/parto-natural-en-barcelona_9019.html#.Ud2HTm1heZQ

http://nacerencasa.jimdo.com/

http://titaniatasco.wordpress.com/

http://www.holistika.net/parto_natural/parto_fisiologico/la_atencion_al_parto_en_holanda.asp

http://www.crianzanatural.com/art/art110.html

Anuncios

Nuestra casa y las emociones 2 – El embarazo

El embarazo

Preparando el nido

cigueñas en el nidoCuando quedé embarazada de nuestra primera hija me dedicaba a tiempo completo a mi profesión de arquitecta. De nuestra vivienda sólo me ocupaba lo necesario para su mantenimiento. Estaba equipada para que la habitáramos sólo dos personas y al principio no pensamos donde crecería nuestro bebé.

Yo no sabía nada sobre embarazos y niños. Me imaginaba a mí misma trabajando como siempre de acá para allá. Sólo pensaba que, además, tendría al bebé conmigo y que junto a nuestra cama estaría el moisés para que durmiera toda la noche como lo hacen los adultos.

sillón y almohadones bis

Pero el cuerpo, que es muy sabio y si lo escuchamos nos brinda más mensajes que la cabeza, comenzó a manifestar nuevas necesidades. A medida que el bebé crecía y me comunicaba con él, poco a poco fui necesitando estar más tiempo en casa. Comencé trayendo trabajo del estudio para terminarlo en casa y también fueron cambiando mis actividades. Empezó a interesarme aprender a tejer, a armar cojines, estar con las plantas, cocinar…. Ya mi cuerpo necesitaba descansar más y con mayor frecuencia, me lo pedía mi columna y los cojines me ayudaban a sentirme a gusto. Busqué un lugar de la casa donde me podía sentir cómoda leyendo, tejiendo y de tanto en tanto sentir los movimientos de nuestro bebé. Mi cuerpo con el bebé clamaban para que cambiara nuestra casa, también me mostraba que con el embarazo mis tiempos eran otros y necesitaba un entorno más cálido y confortable.

Las mujeres como todas las hembras del mundo animal ante la próxima llegada de la cría, desarrollamos esta capacidad instintiva de preparar el nido. En algunas mujeres se dispara una necesidad de orden y limpieza para que todo esté perfecto el mes antes de parir, otras se obsesionan por decorar el cuarto del bebé como si ya fuera un niño grande.

Para la llegada del primer niño todo es nuevo y son muchos las variables para tener en cuenta: la alimentación, el cuidado del cuerpo, la preparación para el parto; pero a esta necesidad biológica de preparar el nido no respondemos con la misma facilidad que las aves y otros animales en libertad.

Embarazada

Los tiempos son cortos y los cambios muy rápidos durante el embarazo. En general podemos dividir la gestación en tres etapas: en los primeros tres meses nuestro cuerpo se acomoda a los cambios hormonales. Algunas mujeres tienen algunos trastornos intestinales de sueño y poca energía. Exteriormente, en cambio, nuestro cuerpo no evidencia grandes cambios, solemos lucir tetas más grandes y una pequeñísima pancita.

En el segundo trimestre el bebé todavía no pesa tanto, no nos cansamos demasiado, y todavía podemos estar más activas. Es el momento indicado para preparar nuestra casa, ya que si lo hacemos en esta etapa tendremos un mayor confort y aliviaremos el trabajo diario en el último trimestre y durante la llegada del bebé.

En los últimos meses el bebé aumenta rápidamente de peso, nuestra columna se resiente, duelen las piernas y hay que encontrar una posición cómoda para dormir. En este trimestre final es aconsejable poder disfrutar de un entorno confortable y amoroso.

Tal vez una decoración minimalista, en blanco, gris y negro u otra similar que nos iba bien como pareja sin hijos, empieza a hacer agua ante esta nueva etapa de nuestras vidas. Esa calidez que necesitaremos, posiblemente nos la puedan dar los colores pastel, los verdes, los cojines de fibras naturales, algo parecido a la mecedora Thonet de la abuela con su apoya pies, muebles de madera y alfombras: un ambiente relajante que nos ayude a descansar mejor y comunicarnos con nuestro bebé.Mecedora y cojín

En algunos hombres también se desarrolla la necesidad de acondicionar la casa. Aquellos con orientación y más capacidades físicas o prácticas, tienden a mejorar el equipamiento, a hacer nuevos muebles, a modificar su lugar de trabajo.

Ante estas necesidades instintivas, la pareja está en un buen momento para el trabajo en equipo, en el que cada uno pueda expresarle al otro sus fantasías y deseos para este hogar de a tres que están formando. Hay que tener en cuenta que cuando ya estén con el bebé él va a absorber casi todo el tiempo disponible y si la casa ya está adecuada para los primeros meses va a ser de gran ayuda.

Los seres humanos venimos a este mundo muy indefensos y menos completos que nuestros hermanos del reino animal. Al nacer necesitamos estar siempre cerca de nuestra madre para sentirnos seguros. A su vez la madre se angustia si se separa demasiado tiempo de su hijo, es habitual verla acercarse cada tanto a la cuna para ver si respira. Es así que para disfrutar más la convivencia, al pensar en la casa de a tres, se incluya la idea de trasladar al bebé con nosotros a los diferentes sitios de la casa donde interactuemos e imaginarlo a él en el comedor, en la cocina, en ellugar de trabajo, etcétera. Al estar cerca de la madre o del padre el bebé dormirá mejor y todos estarán más tranquilos.

Comer

Dar de mamar o alimentar al bebé cada tres horas implica dedicación y energía y es importante cuidar la buena alimentación de la madre para que conserve su fuerza y se la trasmita a su bebé. Ya no son aconsejables las comidas rápidas con sus pocos nutrientes y es conveniente disponer de una cocina eficiente y cómoda que acorte los tiempos de preparación. No es cuestión de tenerla a la última moda con los mejores aparatos sino de disponer de sitios suficientes y un orden claro para los elementos que necesitamos. Las cocinas profesionales se diseñan como una cadena de producción para que el producto se elabore rápido y con eficiencia. Es muy útil disponer de una encimera cómoda (en mi país decimos mesada) donde poner todos los ingredientes y hacer la preparación previa. Cocinar lleva bastante tiempo, así que es conveniente no olvidarse de contar con un sitio seguro para tener cerca al bebé.

Dormir

colechoEl bebé que llora y los padres que no duermen y están todo el día cansados es la imagen habitual que tenemos de los padres primerizos. El colecho está ayudando a solucionar este problema. Le pregunté a mi hija menor que me dijera las ventajas del colecho y me lo resumió así: “Todos podemos dormir”. Y además el bebé está más tranquilo y seguro. El mercado ofrece varias soluciones, como las cunas que se unen a la cama. Además, por supuesto, de la cama amplia donde el bebé pueda dormir junto a sus padres. Con estas soluciones, entre otras ventajas, alimentar al bebé cada tres horas durante la noche, será una tarea sencilla.

Bañar y cambiar al bebé

Estas son otras actividades diarias que exigen un esfuerzo físico importante para los cuales es conveniente tener la casa preparada antes del nacimiento. Al bebé se le cambian los pañales cinco veces al día y si lo hacemos en una mala postura nuestra columna se resentirá. En el mercado hay unos cambiadores con altura variable que son muy útiles en el caso de que mamá y papá sean de diferentes estaturas. Hay algunos muebles con cajoneras, también se puede utilizar una mesa alta. Los padres y madres habilidosos pueden construir unos muebles a medida acordes al lugar disponible. Tened en cuenta que el bebé va a crecer y que van a necesitar cambiarles los pañales cuando todavía tengan dos años o más y que hay que estar frente a él y no de costado para que no se resienta la columna.

Para el baño diario también es necesario cuidar la postura, pueden utilizar en los primeros meses alguna bañera pequeña que puedan colocar sobre la encimera (mesada) de la cocina o adquirir o fabricar algún un mueble especial.

Con el nido preparado para resolver las necesidades básicas, podremos abrirnos más fácilmente para entregarles a ese bebé que llega ese gran amor que nos genera con su sola presencia.

Parto en agua

Nuestra casa en tiempos de crisis

     Y como sortearla…………

Nuestra vivienda nos preserva del frío y del calor, nos permite guardar nuestros alimentos, descansar y dormir, juntar fuerzas, desarrollarnos, crecer y estar en este mundo. Es una extensión material de nuestro cuerpo físico, emocional y espiritual. Muchas veces necesitamos que ella nos proteja y acune como una madre a su bebé.

En estos difíciles tiempos de crisis no podemos dejar de mencionar a las numerosas personas que han perdido sus viviendas, o temen perderlas, a causa de este perverso sistema que los dibujó como propietarios con compras de su piso con cuotas de alquiler pagaderas a 40 años y cuyos verdaderos dueños son los bancos.

Muchas familias que quedaron ligadas a la trampa de las hipotecas se dan cuenta que aunque la familia cambie, ya sea por separación de los cónyuges, crecimiento de los hijos o incorporación de un familiar, no pueden cambiar fácilmente de vivienda. No hay quien la quiera comprar y no se la pueden devolver a los bancos.

Un dato real para mucha gente es que por un tiempo (no sabemos cuán largo será) los propietarios y los que pagan hipotecas deberán permanecer en el lugar donde viven aunque las viviendas sean pequeñas o no respondan a sus nuevas necesidades.

Son tiempos para desarrollar nuestra imaginación y rescatar habilidades y conocimientos manuales olvidados. La necesidad de achicar gastos nos ayudará a descartar costosas y volátiles modas pasajeras.

Éstas son algunas sugerencias para reformar nuestra vivienda en tiempos de crisis:

  • Armar un proyecto común a las necesidades de cada uno de los integrantes de la familia con el objetivo de acondicionarla para que todos se sientan bien en ella.

  • Despegarse un poco de los muebles que se fabrican para armar, aparentemente bonitos y modernos pero de mala calidad, ya que no resisten el uso familiar intensivo. Generalmente son pan para hoy y hambre para mañana.

  • Rescatar viejos muebles de la familia o de segunda mano y reciclarlos con lijados, pinturas o tapizados caseros.

  • Volver a los materiales nobles que duran más y dan seguridad y apoyo. Como por ejemplo hacer estanterías caseras o reformas en la cocina con tablones de madera.

  • Reutilizar viejas telas escondidas en nuestras casas, para hacer almohadones, centros de mesa u otros detalles que den toques de color a la casa.

  • Hacer objetos útiles reciclando viejas cajas, paneras, botellas u otros que suelen encontrarse al hurgar entre esos objetos descartados que se acumulan en todas las casas.

  • Y no olvidarse del color. Pintar paredes y muebles es una actividad en la que pueden participar todos, aunque sea sin la perfección que lograría un profesional. El color renueva la calidad de los espacios y puede aportar luz, alegría, tranquilidad, lo que ustedes necesiten en este momento. Para más información ver: https://habitarenarmonia.wordpress.com/2011/06/16/los-colores-y-la-armonia-en-nuestra-vivienda/

 

 

 

 

 

El año que comienza es un buen motor para comenzar nuevos proyectos y, con creatividad, imaginación y colaboración de todo el grupo familiar, podremos rearmar lugares y espacios que nos representen, acordes a nuestras necesidades actuales, y que nos ayuden a que nuestra vida fluya armónicamente.

Vivienda y relaciones familiares y sociales

Vivienda y relaciones familiares y sociales

La vivienda es la extensión de nuestro cuerpo. En ella, además de expresarnos y vivir como personas, también interactuamos como seres sociales, ya sea que vivamos en una familia tradicionalmente constituida o la compartamos con otros parientes o amigos.

Si vivimos solos será más fácil verla como una extensión de nuestra piel, ya que no compartiremos espacios en la vida cotidiana..

Existen pocos espacios totalmente privados para el individuo, la vivienda es una extensión de nuestro cuerpo físico, pero su uso generalmente lo compartimos con otros.
En este espacio compartido proyectamos nuestras dificultades y nuestros logros en las relaciones familiares y sociales.                                          

En el reparto y el uso de los espacios podemos observar como interactuan estas relaciones. Su tamaño y ubicación se relacionan directamente al rol que ocupa cada miembro dentro del grupo familiar.

Tradicionalmente, a la mujer se la relegaba a los espacios de servicio (cocina, comedor), mientras que el hombre ocupaba el escritorio, junto a la entrada de la vivienda, en el área de recepción. La sala recepción sólo se usaba para las fiestas o cuando venían parientes o amigos. Los niños funcionaban como elementos circulantes que conectaban el adentro y el afuera, con un uso intensivo de los espacios abiertos, más próximos al área de servicios.

La familia ha cambiado, en muchos casos los roles del hombre y la mujer en el ámbito familiar ya no son los mismos. Se ha modificado también el uso de la vivienda y de algunos de sus espacios. La tipología y tamaño de las nuevas viviendas también es distinta.

Nos resulta más fácil observar cómo ha sido utilizada la vivienda históricamente que ver cómo la usamos ahora, analizar qué espacios usamos individualmente, qué espacios compartimos armoniosamente, qué espacios compartimos con dificultad.

El análisis del uso afectivo y emocional de la vivienda, de los espacios de poder, los espacios no usados y los espacios-problema, de los lugares queridos y los rechazados, nos ayudará a entender un poco más las relaciones existentes en nuestro grupo familiar.

Si en algún sitio de nuestra vivienda nos sentimos incómodos sin saber por qué, si por más bonita que la pongamos con hermosos muebles, si la pintamos y la decoramos muy bien pero sentimos que en ella algo no funciona o nos molesta, tendremos que modificar algo más profundo, tal vez ligado a las relaciones familiares y al uso de los espacios comunes y privados.

Ver nota en http://www.victoriachamo.com/nota05.html