La peluquería en armonía

Nadine Labaki en Caramelo

 

 

….. relajarse y disfrutar

Fui a la peluquería de mi compañera Montse en Badalona y pasé una tarde muy agradable, disfrutando de ver ese grupo de mujeres, trabajando unas y muy a gusto otras al observar cómo se transformaban, ese nuevo semblante de mujeres guapas.

Se sentía la armonía del lugar. La calidad humana es la primera condición para que un espacio público o privado funcione en armonía. El buen trato, familiar y de toda la vida, convierte a esta peluquería en un lugar de referencia para las clientas. Saben que pueden confiar no sólo en la profesionalidad del trabajo de cortar, teñir y otros, sino que también las van a tratar bien y que cuidarán de ellas como persona.

Recordé el film Caramelo (2007) dirigido por Nadine Labaki, en el que también actúa. La historia transcurre en un salón de belleza de Beirut, cálido y acogedor, donde las mujeres comparten problemas cotidianos y se apoyan para hacer frente a su andar por la vida. Desconozco las historias que dan vueltas en este local de Badalona, pero en el poco tiempo que estuve escuché a una abuela contar cómo estaba su familia, a una mujer embarazada saludar con calidez a la dueña, con su niña que todo lo miraba con alegría.

En cuanto a lo estrictamente arquitectónico, puedo decir que su decoración, por no estar dentro de las corrientes minimalistas actuales con línea fashion y música de desfiles incluida, como es la moda en muchas peluquerías, crea un ambiente más confortable y tranquilo. El violeta de su fachada y el rosa morado del interior, sumado a un estilo clásico, son una buena combinación.

Para mejorar la calidad del aire Montse ha comenzado a poner plantas. Seguir por este camino ayudará no sólo a  que peluqueras y clientas respiren mejor: el aporte que brinda la naturaleza con sus tonos verdes acentuarán la armonía del lugar.

Foto de Nina Leen

Foto de Nina Leen

Las plantas, cuáles elegir

Las plantas, cuáles elegir para sanar nuestras casas

Voy a mencionar algunas variedades que he puesto en mi piso, nuevo y con muchos revestimientos plásticos en suelos y puertas que impiden la adecuada ionización del aire, con muy buenos resultados.

CINTA (Chlorophytum comosum)


Muy fácil de mantener. La temperatura adecuada oscila entre 13 y 24ºC. Elimina el xileno y el formaldehído. Especialmente indicada para filtrar el monóxido de carbono (filtra el 96%). Eficaz en cocinas donde se utiliza gas, en salones y comedores donde se reúne mucha gente.

DIEFEMBAQUIA (Dieffembachia compacta)


No requiere demasiada atención. Necesita media luz. Es resistente y tolera temperaturas relativamente bajas, de hasta 9ºC, durante cortos períodos de tiempo. Para ella la temperatura ideal es entre 16 y 27ºC. Elimina xileno, tolueno y formaldehído.

DRÁCENA o TRONCO DE BRASIL (Dracaena fragans “massangeana”)

Es una planta muy agradecida cuando se la cultiva en espacios interiores. Necesita un ambiente cálido, húmedo con luz indirecta de entre 16 y 24 ºC. Muy resistente, de fácil cuidado.

Excepcionalmente eficaz en la eliminación del formaldehído; también elimina el xileno.

ESPATIFILO (Spathiphyllum sp.)


Crece en lugares luminosos pero nuca bajo el sol directo. Necesita bastante humedad y temperatura nunca superios a los 15º C. Elimina: formaldehído, xileno y tolueno. También es eficaz en la eliminación de alcoholes, acetona, tricloroetileno y benceno.

Es una de las pocas plantas que florecen perfectamente en interiores.

HIEDRA (Hedera helix)


Como planta de interior se usa comúnmente la hiedra de hojas pequeñas. Aguanta bien en lugares con poca luz. No le sientan bien las altas temperaturas, lo adecuado es entre 10 y 21º C. Necesita una humedad moderada. Elimina formaldehído, tricloroetileno y benceno. Filtra hasta el 90% del benceno de una habitación cerrada.

Muy adecuada para colocarla en lugares de trabajo junto a equipos de plástico (ordenadores, scanners, impresoras y otros).

PALMERAS

Palmera Camedorea (Chamaedorea elegans)

Palmera chamaedorea-elegans

Fácil de mantener. Se adapta a lugares con poca luz, el sol la quema. Agradece un ambiente húmedo aunque se adapta también al aire seco. No resiste el frío, se encuentra bien en temperaturas entre 20 y 27º C. Elimina el formaldehído, el benceno y el cloroetileno.

Palmera Areca (Chrysalidocarpus lutescens)

Palmera areca

Necesita una temperatura de entre 18 y 24ºC. Elimina formaldehído xileno y tolueno. Es valorada como una de las mejores plantas de interior en lo que respeta a la eliminación de todas las toxinas del aire con que se le han hecho pruebas. Eso si, crece bastante, hay que tener espacio suficiente.

POTOS (Epipremnum aureum)


Apenas necesita cuidados. Es la más fácil de cultivar de las plantas de interior. Tolera la amplia variedad de condiciones ambientales del hogar y la oficina. No resiste el frío, por lo que la temperatura nunca debe bajar de 10º C. Necesita un ambiente húmedo y claro con temperatura entre 18 y 24º C. Elimina el formaldehído.

Para más información, recomiendo consultar el libro Plantas amigas de interior. 50 plantas de interior que purifican el aire del hogar y de la oficina, de B. C. Wolverton.

LAS FLORES, que no falten

Y no se olviden de las flores, con su aporte de color y belleza. Algunas viven poco tiempo, las hay de interior y de exterior. En este tema lo mejor es ir a la floristería o al mercadillo y elegir las que más nos gusten luego de escuchar los consejos de los expertos.

Ciclamen

Para el otoño y el invierno la reina es el Ciclamen, con su amplia variedad de colores que va del blanco al escarlata, pasando por tonalidades rosadas, púrpura y salmón. En interiores hay que ponerla todo lo alejada que se pueda de fuentes de calor (estufas, radiadores). Necesita una dosis diaria de luz intensa. Conviene colocar la planta en una habitación fresca, orientada hacia el norte y cerca de una ventana, evitando la radiación solar directa.


Las plantas, nuestras amigas

Las plantas, nuestras amigas, filtros vivos del aire

Auguste Renoir Flores en un jarrón, c. 1866

He vuelto a recibir en estos días información sobre la exposición “Jardines Impresionistas” en el Museo Thyssen-Bornemisza y Fundación Caja Madrid en Madrid. Los pintores de fines del siglo XIX, acordes al movimiento hortícola que se vivía en París, se enamoraron de las plantas y volcaron esa afición en sus cuadros. Me encantó ver la exposición virtual, más me hubiera gustado verla personalmente.

Esa alegría visual me dio ganas de escribir esta nota, un poco técnica, pero es bueno difundir algunos datos que den sustento a nuestras decisiones.

Para armonizar nuestra vivienda, empresa o comercio, las plantas, sin olvidarnos de las flores, son nuestras grandes aliadas. Hasta los muebles más simples y sin gracia cambian cuando hay plantas alrededor.

También mejoran la calidad del aire en la casa. Da un poco de trabajo atenderlas pero los buenos resultados obtenidos demuestran que vale la pena el esfuerzo. Poca pena, en realidad; más bien alegría. Sintetizo sus beneficios:

  • Purifican el aire, oxigenan el ambiente, regulan la temperatura y la humedad, consumen lo que es impuro y perjudicial en la atmósfera, en la tierra y en nuestro hábitat.
  • Las plantas de interior ayudan a limpiar de sustancias tóxicas el aire en nuestros hogares, lugares de trabajo, escuelas.
  • Producen efectos psicológicos: mejoran el estado de ánimo, reducen el estrés, relajan y armonizan el ambiente. En las oficinas sus beneficios se reflejan en la reducción del ausentismo y el aumento de la productividad de los empleados.

Todas purifican el aire, pero estas grandes sanadoras no son todas iguales. Algunas plantas de interior, por ejemplo, absorben más productos tóxicos que otras.

El tóxico más abundante en el aire de los espacios interiores es hoy el formaldehido (*). Se encuentra en muchos materiales de construcción y también en productos de consumo cotidiano como bolsas de basura, toallas y pañuelos de papel, en telas, ropa antiarrugas, en la base de las alfombras, en adhesivos… Las cocinas de gas también liberan formaldehído. Otros volátiles tóxicos que también son absorbidos por las hojas de las plantas son el benceno, el xileno, el tricloroetileno.

Los beneficios de las plantas están relacionados con su tamaño, la cantidad de hojas y el número de plantas por habitación. Algunos textos dicen que el mínimo es de dos plantas cada 10 metros cuadrados, pero hay otras variables que también deben tenerse en cuenta, como la presencia de pinturas y revestimientos plásticos y, muy importante al elegirlas, las que les gusten más.

¿Cómo dar un toque fresco y de color en los sitios oscuros de la casa? Por ejemplo los recibidores de muchos pisos del Eixample de Barcelona. En estos casos podemos recurrir a imágenes pintadas o impresas e incluso no tenerle miedo a unas bonitas flores de seda o de papel.

Charles Courney Curran Flores de loto, 1888

(*) Ver más sobre Formaldehido en:

http://www.terra.org/articulos/art01205.html

http://www.atsdr.cdc.gov/es/toxfaqs/es_tfacts111.html

http://toxtown.nlm.nih.gov/espanol/chemicals.php?id=47

El aire que respiramos

El aire que respiramos. ¿Por qué no lo mejoramos?, es fácil

La industrialización, las grandes concentraciones urbanas, la motorización y la falta de vegetación urbana son los principales causantes de la contaminación atmosférica. El aire es cada vez más insalubre en las ciudades.

Vista aérea de Barcelona

Actualmente la contaminación del aire en las ciudades de Barcelona y Madrid es un tema de debate en el gobierno nacional y en el autonómico de Barcelona, reflejado en la prensa de estos días. Más detalles sobre la contaminación en Barcelona (*)

Mejorar el aire en las ciudades es una gran batalla. Pero, ¿por qué no empezar por lo que tenemos más a mano: el aire en la casa o el piso donde vivimos?

Nuestras células se alimentan con el aire que respiramos, es algo aparentemente tan natural que lo usamos sin pensar. Los padres que se ocupan a conciencia de la salud de sus hijos cuidan los alimentos que consumen ‑vemos que cada día aumenta el consumo de alimentos ecológicos, pero no prestan igual atención a la calidad del aire que respiran.

La toxicidad del aire debida a un excesivo número de iones positivos causa estrés, enfermedades respiratorias, debilidad, insomnio y otras afecciones. Nos faltan los iones negativos, que son abundantes en paisajes abiertos, como el campo, la sierra, las montañas o la orilla del mar.

Los ambientes que habitamos están altamente cargados de estática, provocada por el uso de alfombras de material sintético; de pisos, revestimientos y muebles que parecen de madera pero son de plástico, de televisores, el aire acondicionado central, los tubos fluorescentes y los ordenadores. Todos ellos vuelven poco respirable el aire debido al exceso de iones positivos. La polución atmosférica también contribuye al empobrecimiento de una sana ionización.

Para proteger la calidad del aire en nuestras casas debemos estar atentos a todos esos elementos contaminantes, que se han vuelto tan habituales que no advertimos sus efectos perniciosos para la salud.

Mejoremos entonces el aire que nos alimenta, para lo cual disponemos de eficaces amigas que pueden ser nuestras aliadas: las plantas. Si las invitamos a que vengan a casa y se queden allí, con ellas entrarán los iones negativos de los que son grandes productoras. Al poco tiempo los ojos verán mejor, bronquios y pulmones se abrirán más, respiraremos mejor y nuestra salud quedará agradecida.

(*) http://www.ecologistasenaccion.org/article19576.html

http://www.ecoticias.com/co2/28044/

http://domosalud.blogspot.com/2009/01/contaminacin-atmosfrica-en-barcelona.html