Nuestra casa y las emociones 2 – El embarazo

El embarazo

Preparando el nido

cigueñas en el nidoCuando quedé embarazada de nuestra primera hija me dedicaba a tiempo completo a mi profesión de arquitecta. De nuestra vivienda sólo me ocupaba lo necesario para su mantenimiento. Estaba equipada para que la habitáramos sólo dos personas y al principio no pensamos donde crecería nuestro bebé.

Yo no sabía nada sobre embarazos y niños. Me imaginaba a mí misma trabajando como siempre de acá para allá. Sólo pensaba que, además, tendría al bebé conmigo y que junto a nuestra cama estaría el moisés para que durmiera toda la noche como lo hacen los adultos.

sillón y almohadones bis

Pero el cuerpo, que es muy sabio y si lo escuchamos nos brinda más mensajes que la cabeza, comenzó a manifestar nuevas necesidades. A medida que el bebé crecía y me comunicaba con él, poco a poco fui necesitando estar más tiempo en casa. Comencé trayendo trabajo del estudio para terminarlo en casa y también fueron cambiando mis actividades. Empezó a interesarme aprender a tejer, a armar cojines, estar con las plantas, cocinar…. Ya mi cuerpo necesitaba descansar más y con mayor frecuencia, me lo pedía mi columna y los cojines me ayudaban a sentirme a gusto. Busqué un lugar de la casa donde me podía sentir cómoda leyendo, tejiendo y de tanto en tanto sentir los movimientos de nuestro bebé. Mi cuerpo con el bebé clamaban para que cambiara nuestra casa, también me mostraba que con el embarazo mis tiempos eran otros y necesitaba un entorno más cálido y confortable.

Las mujeres como todas las hembras del mundo animal ante la próxima llegada de la cría, desarrollamos esta capacidad instintiva de preparar el nido. En algunas mujeres se dispara una necesidad de orden y limpieza para que todo esté perfecto el mes antes de parir, otras se obsesionan por decorar el cuarto del bebé como si ya fuera un niño grande.

Para la llegada del primer niño todo es nuevo y son muchos las variables para tener en cuenta: la alimentación, el cuidado del cuerpo, la preparación para el parto; pero a esta necesidad biológica de preparar el nido no respondemos con la misma facilidad que las aves y otros animales en libertad.

Embarazada

Los tiempos son cortos y los cambios muy rápidos durante el embarazo. En general podemos dividir la gestación en tres etapas: en los primeros tres meses nuestro cuerpo se acomoda a los cambios hormonales. Algunas mujeres tienen algunos trastornos intestinales de sueño y poca energía. Exteriormente, en cambio, nuestro cuerpo no evidencia grandes cambios, solemos lucir tetas más grandes y una pequeñísima pancita.

En el segundo trimestre el bebé todavía no pesa tanto, no nos cansamos demasiado, y todavía podemos estar más activas. Es el momento indicado para preparar nuestra casa, ya que si lo hacemos en esta etapa tendremos un mayor confort y aliviaremos el trabajo diario en el último trimestre y durante la llegada del bebé.

En los últimos meses el bebé aumenta rápidamente de peso, nuestra columna se resiente, duelen las piernas y hay que encontrar una posición cómoda para dormir. En este trimestre final es aconsejable poder disfrutar de un entorno confortable y amoroso.

Tal vez una decoración minimalista, en blanco, gris y negro u otra similar que nos iba bien como pareja sin hijos, empieza a hacer agua ante esta nueva etapa de nuestras vidas. Esa calidez que necesitaremos, posiblemente nos la puedan dar los colores pastel, los verdes, los cojines de fibras naturales, algo parecido a la mecedora Thonet de la abuela con su apoya pies, muebles de madera y alfombras: un ambiente relajante que nos ayude a descansar mejor y comunicarnos con nuestro bebé.Mecedora y cojín

En algunos hombres también se desarrolla la necesidad de acondicionar la casa. Aquellos con orientación y más capacidades físicas o prácticas, tienden a mejorar el equipamiento, a hacer nuevos muebles, a modificar su lugar de trabajo.

Ante estas necesidades instintivas, la pareja está en un buen momento para el trabajo en equipo, en el que cada uno pueda expresarle al otro sus fantasías y deseos para este hogar de a tres que están formando. Hay que tener en cuenta que cuando ya estén con el bebé él va a absorber casi todo el tiempo disponible y si la casa ya está adecuada para los primeros meses va a ser de gran ayuda.

Los seres humanos venimos a este mundo muy indefensos y menos completos que nuestros hermanos del reino animal. Al nacer necesitamos estar siempre cerca de nuestra madre para sentirnos seguros. A su vez la madre se angustia si se separa demasiado tiempo de su hijo, es habitual verla acercarse cada tanto a la cuna para ver si respira. Es así que para disfrutar más la convivencia, al pensar en la casa de a tres, se incluya la idea de trasladar al bebé con nosotros a los diferentes sitios de la casa donde interactuemos e imaginarlo a él en el comedor, en la cocina, en ellugar de trabajo, etcétera. Al estar cerca de la madre o del padre el bebé dormirá mejor y todos estarán más tranquilos.

Comer

Dar de mamar o alimentar al bebé cada tres horas implica dedicación y energía y es importante cuidar la buena alimentación de la madre para que conserve su fuerza y se la trasmita a su bebé. Ya no son aconsejables las comidas rápidas con sus pocos nutrientes y es conveniente disponer de una cocina eficiente y cómoda que acorte los tiempos de preparación. No es cuestión de tenerla a la última moda con los mejores aparatos sino de disponer de sitios suficientes y un orden claro para los elementos que necesitamos. Las cocinas profesionales se diseñan como una cadena de producción para que el producto se elabore rápido y con eficiencia. Es muy útil disponer de una encimera cómoda (en mi país decimos mesada) donde poner todos los ingredientes y hacer la preparación previa. Cocinar lleva bastante tiempo, así que es conveniente no olvidarse de contar con un sitio seguro para tener cerca al bebé.

Dormir

colechoEl bebé que llora y los padres que no duermen y están todo el día cansados es la imagen habitual que tenemos de los padres primerizos. El colecho está ayudando a solucionar este problema. Le pregunté a mi hija menor que me dijera las ventajas del colecho y me lo resumió así: “Todos podemos dormir”. Y además el bebé está más tranquilo y seguro. El mercado ofrece varias soluciones, como las cunas que se unen a la cama. Además, por supuesto, de la cama amplia donde el bebé pueda dormir junto a sus padres. Con estas soluciones, entre otras ventajas, alimentar al bebé cada tres horas durante la noche, será una tarea sencilla.

Bañar y cambiar al bebé

Estas son otras actividades diarias que exigen un esfuerzo físico importante para los cuales es conveniente tener la casa preparada antes del nacimiento. Al bebé se le cambian los pañales cinco veces al día y si lo hacemos en una mala postura nuestra columna se resentirá. En el mercado hay unos cambiadores con altura variable que son muy útiles en el caso de que mamá y papá sean de diferentes estaturas. Hay algunos muebles con cajoneras, también se puede utilizar una mesa alta. Los padres y madres habilidosos pueden construir unos muebles a medida acordes al lugar disponible. Tened en cuenta que el bebé va a crecer y que van a necesitar cambiarles los pañales cuando todavía tengan dos años o más y que hay que estar frente a él y no de costado para que no se resienta la columna.

Para el baño diario también es necesario cuidar la postura, pueden utilizar en los primeros meses alguna bañera pequeña que puedan colocar sobre la encimera (mesada) de la cocina o adquirir o fabricar algún un mueble especial.

Con el nido preparado para resolver las necesidades básicas, podremos abrirnos más fácilmente para entregarles a ese bebé que llega ese gran amor que nos genera con su sola presencia.

Parto en agua

Anuncios