La energía en el hábitat

 

Riu Bastareny. Autor: Arxiu del Parc Natural del Cadí-Moixeró

 

La energía en el hábitat

Todo es energía: Esta realidad es conocida en muchas culturas. Las culturas orientales, con la difusión del yoga, la acupuntura y otras técnicas para mejorar la salud del hombre le han hecho conocer a Occidente la existencia de la energía que circula por nuestro cuerpo. Nos alimentamos con oxígeno, frutas, verduras… que además de nutrientes materiales, nos aporta ese alimento energético que los hindúes llaman prana y los chinos chi.

En el otro extremo del mundo, los antiguos indígenas americanos sabían que todas las formas de vida son manifestaciones de energía. Lo mismo ha descubierto la ciencia física, y hoy sabemos que la materia es energía y está compuesta de átomos y moléculas en permanente movimiento. El universo es un océano de energía en movimiento. En él vivimos.

Los chinos le dieron el nombre de chi a la energía que circula por todo el universo; desde las galaxias hasta las rocas, plantas y animales de nuestro planeta, el ser humano incluido. Estaremos sanos cuando el chi circule fluidamente por nuestro cuerpo. Las enfermedades aparecerán cuando esa circulación se bloquee.

La energía circula también en lo que el hombre construye: ciudades, edificios, viviendas, lugares de trabajo y esparcimiento. Y a la ciencia que los chinos desarrollaron sobre la energía que circula en los espacios que el hombre ocupa y utiliza la llamaron Feng Shui. Su objetivo es armonizar esas construcciones con el Universo, recuperar el equilibrio entre tierra y cielo, entre el yin y el yang, el hombre y su hábitat. De esa ciencia derivan una técnica y un arte, el de orientar y construir edificios, de colocar en él los objetos creando interrelaciones que sean saludables para el hombre.

Calblanque. Autor: Nanosanchez

Nosotros también percibimos la energía que emana de los objetos, aunque no seamos conscientes de ello. Por ejemplo cuando entramos en un lugar cuyas paredes son de madera sentimos una agradable sensación, la calidez que irradia su energía. Un sitio con muchos objetos de plástico será más frío, tocarlos no alimenta nuestra energía ni nos estimulan. Las paredes de ladrillo transmiten una energía diferente a las de hormigón o de Pladur.

Es relativamente fácil distinguir la energía que emiten los colores, los cálidos (rojo, naranja, amarillo) de los fríos (azul, verde, violeta). Si permanecemos un tiempo largo en un cuarto de paredes con colores muy cálidos, sentiremos que estos nos afectan anímicamente y nos alteran. En cambio, un prado verde nos tranquiliza y apacigua.

A esas energías de los materiales y los colores hay que sumarles la energía vital de aquellos que habitan y habitaron la casa. Los artesanos que ayudaron a construir la casa también están presentes con la energía que día a día incorporaron con su trabajo.

La energía amorosa es fácilmente reconocible. Una casa atendida, cuidada, querida por sus habitantes, tendrá y emanará armonía y felicidad.

Nuestros estados de ánimo son fáciles de reconocer en el clima energético que se vive en una casa. Luego de una pelea sentimos el aire cargado, el lugar se llena de una energía espesa y necesitamos abrir las ventanas para que el aire limpie esa energía molesta.

Hagamos este ejercicio: observemos nuestra casa como si entráramos en ella por primera vez. Según nuestra sensibilidad, podremos ver si la relación entre los ambientes, entre el adentro y el afuera, en su emplazamiento, es energéticamente adecuada.

Pongamos atención en los sitios o lugares que nos incomodan, lo cual indica desequilibrio energético y habrá que modificarlo. Las soluciones podrán ser decorativas (color, muebles, plantas…) o arquitectónicas (abrir una ventana, cerrar una puerta, ampliar un ambiente).

Solucionar los problemas nos dará un mayor equilibrio energético y nuestra salud física y emocional quedará agradecida.

 

El maestro de Feng Shui examina una posible ubicación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: